Ser trucho en Twitter

Por Nicolás Varela (@nicolinov)

En esta segunda entrega de entrevistas con twitteros,  algunos fakes Nac&Pop como @SandraTrucho y @DieguitoGvirtz nos cuentan cómo hacer para defender el modelo mientras que @LaGordaNiembro aporta lo suyo.

En esta segunda entrega de entrevistas, seleccionamos a twitteros fakes. Los usuarios denominados de esta forma son aquellos que, básicamente, falsifican su identidad por otra.  Obviamente que no tendrían trascendencia si se hicieran pasar por el almacenero de la esquina o el encargado del edificio en el que viven. Para tomar relevancia y ser seguidos masivamente eligen personalidades destacadas del ámbito político, periodístico o deportivo. De más está decir que se reservan su identidad real. Twittean desde el más profundo anonimato.

En esta oportunidad, para ahondar sobre los pensamientos de estos simpáticos personajes de la red social, nos pusimos en contacto con dos representantes del relato oficial, @SandraTrucho y @DieguitoGvirtz y con un periodista deportivo bastante particular, @LaGordaNiembro.

Para comenzar les preguntamos por qué tienen cuenta en Twitter. @SandraTrucho, que se define como “Una luchadora del modelo y periodista militante full time. Aunque a veces me dan ganas de tirarme en el solarium del Conrad” contesta que “a veces la televisión nos aleja de la gente. Por eso me abrí un Twitter, para mostrar este costado más íntimo y que el público pueda ver que detrás de la estrella hay una persona como cualquier otra, que juega al golf con Sergio Schoklender (siempre me atrajo su capacidad de combinar Derechos Humanos con buenos negocios, algo que admiraba en Néstor) y se saca fotos con barras bravas de Defensa y Justicia”. Otro es el perfil de @LaGordaNiembro, periodista deportivo oriundo de Palermo Sensible. El busca ser famoso a través de sus comentarios y “tener muchos seguidores y que todos me hagan preguntas, para poder no responderlas”. En cambio, la respuesta de @DieguitoGvirtz, productor militante, como él mismo se autodefine, nada tiene que ver con las anteriores. Visionario como pocos, observa un panorama con un potencial increíble para poder hacer de las suyas dentro de la red “hay mucha información libre dando vueltas en Twitter que merece ser tergiversada a favor del modelo”.

Los tres usuarios tienen grandes cantidades de seguidores. Cada uno nos cuenta cómo es que llegaron a recolectarlos: “En parte por mi valentía para enfrentar a los poderosos, por mis brillantes reflexiones y mi sensualidad nacional y popular. Pero, por sobre todas las cosas, por mi modestia y humildad. Lamentablemente @HEMagnetto monopoliza mucho más seguidores que esta periodista militante, razón por la cual creo necesaria una ley de medios en Twitter que permita la difusión de voces independientes como Dante López Foresi o yo”, nos argumenta la biógrafa de la Presidente. A su vez, con la humildad que lo caracteriza, el productor de programas de gran talla cultural como Duro de domar nos afirma “Tengo apenas 500 seguidores pero, como le pasa a mi 678, es el precio que debes pagar por posicionarte frente a la realidad con un excesivo sentido crítico”. En cambio, el periodista deportivo mas “bilardista” que existe en el ambiente se sincera “Diciendo mentiras, igual que todos mis colegas. Aunque también, una vez, al escribir sobre Ab*lairas (ya se sabe de su poder mufístico), se me cayó el café sobre el teclado”.

Aunque tengan que afrontar las consecuencias de sus opiniones, ellos dejan las yemas de los dedos en las teclas y defienden, clic a clic, sus pensamientos. No tienen miedo de meterse con temas complejos y peligrosos. Tampoco en dejar al descubierto el verdadero rostro de los poderosos. Por eso, @DieguitoGvirtz comenta siempre “sobre temas del día que el pueblo merece recibir ya procesados bajo el tamiz de lo nacional y lo popular, pero nunca sobre cuestiones que le hagan el juego a la derecha cipaya o a la corpo. Hasta me he encontrado con que algunos de mis tweets habían sido editados y tergiversados por el propio Diego Gvirtz”. Bajo la misma bandera se encolumna @SandraTrucho ya que nunca comenta “sobre nada que pretenda ensuciar a este modelo transformador, porque esas cosas pertenecen al país virtual y no al real que está en Twitter”. Sobre esta afirmación, nos relata una dulce anécdota sobre su militancia diaria y el respaldo que recibe de sus fieles seguidores: “Aquel día en que unos indios destituyentes estaban cortando la 9 de Julio yo justo tenía que ir a dar una charla sobre pueblos originarios a la Feria del Libro. Expresé mi molestia en Twitter y les pedí a las fuerzas del orden que los barrieran para dejarme ir a militar. Los elogios recibidos y el apoyo del INADI muestran que la gente ya no se deja engañar por la corporación toba, y esto se debe a que estamos ganando la batalla cultural”. La pelea de @LaGordaNiembro es otra. No se lleva muy bien con los periodistas que usan corbatas extrañas, tienen cabellos rojizos y su ética profesional es de dudosa procedencia. Por eso, una de sus campañas mas famosas, inspirada en #UnMilagroParaAltamira, fue #UnMilagroParaLaGorda, la cuál consistía en que sus seguidores lo ayuden a recomponer su relación con @araujodeprimera (Marcelo Araujo) y @libermanmartin (Martín Liberman) “curiosamente quienes me siguen se lo pedían en una forma no del todo amable. Y obviamente la campaña no prosperó”.

@SandraTrucho, como buena defensora del modelo no puede permitir que ataquen con calumnias injustificadas al relator del pueblo, por eso se mete de lleno dentro de esta disyuntiva agregándole picante al tema “Con @LaGordaNiembro no tenemos mayor trato porque yo soy fanática de Marcelo Araujo, un hombre derecho y humano que ha decidido comprometerse con este proyecto de país”. @LaGordaNiembro no se queda atrás y no permitirá jamás que ensucien su respetada e impoluta imagen, es por eso que saca a la luz una relación que puede dar que hablar a las denominadas revistas del corazón “A @SandraTrucho solamente la ubico por su relación sentimental con @cabitodemiedo (Cabito Massa Alcantara)”. Para que esta discusión no pase a mayores, @DieguitoGvirtz se involucra poniendo paños fríos y una bella canción de Juan Carlos Baglietto, mientras define a su pareja de empleados de la siguiente manera “los aportes de @cabitodemiedo a la agenda política del día a día son imprescindibles y enriquecedores, mientras que @SandraTrucho es tan importante para el modelo como @Scioli, @LaBarrickGold, @GildoInsfran, @ElGlifosato o @CristobalLopez”.

Comments

  1. Aruek says:

    El problema con los de SandraTrucho y Gvistz es que son bastante malos. Y LaGordaNiembro esta bueno pero en la nota queda descolgado. Si la nota tiene la intencion de ser sobre fakes politicos LaGordaNiembro no tiene nada que ver. Es verdad lo que dicen mas arriban que de los fakes politicos los mejores son el de Magnetto y el de Altamira. Quiza lo que hubiera estado bien para que no quede tan tendencioso ni para un lado ni para el otro es que pusieran al de SandraTrucho que es el mas pasable de los dos con Magnetto y se juegue con esa oposicion entre los dos y por ejemplo Altamira para terciar. Sino como decian arriba mas por el lado de LaGordaNiembro ademas de JohnnyAllon estan buenos el de LaNiniaLoly y el de la DraPignata.
    Es una lastima porque la idea de una nota a los fakes de twitter esta buena, pero me parece que la nota erro en los personajes. Si se quiso armar de politica se podria haber armado mejor con otros personajes. Y si se iba mas por el lado del humor ironio y bizarro hubiera estado bueno poner con LaGordaNiembro a algunos que esten mas en esa linea.
    Una opinion nada mas.
    Aruek

  2. Guillermo says:

    Muy buena la nota. Descubre el amplio panorama de los twiteros que sea en el deporte o en la polítca se mofan de aquellos personajes de los cuales se apoderan
    El párrafo de DiequitoGvirtz “ofendido” porque supuestamente el verdadero Diego Gvirtz le edita los comentarios me pareció excelente.
    Es cierto que la fauna de tiwteros “apócrifos” es extensa, pero en la nota queda muy bien reflejado cual es la motivación que los mueve a hacerlo y el espiritú que lo inspira