Los dueños de la cultura política

Por Martín Kunik (@martinkunik)

Hay un discurso que prescribe el “buen hacer” político. Para el autor es un discurso que clausura el debate.

Macri no sabe gobernar. Macri desprecia lo publico. Macri es empresa. Macri volvé a la empresa. Macri es un neoliberal. “Macri, basura, vos sos la dictadura!” Macri no tiene sensibilidad social. A Macri no le importa ni la educación ni la salud. Macri no hizo nada en el Sur. A Macri no le importa la pobreza. “Mauricio es Macri.” Macri destruyó el Teatro Colón. Macri es un inculto y egoísta. Macri quiere privatizar la educación. Las bicisendas del Macri son un negocio. El Metrobus de Macri es una estafa. La gestión de Macri va a contramano, es un contracarril. Macri es un facho. Macri es un xenófobo…Macri no sabe festejar…Macri, Macri, Macri…

Hace meses, años, vengo escuchando este tipo de comentarios de gente que se identifica con el progresismo o la centroizquierda argentina. Van y vienen. Siempre vuelven. Ahora bien, ¿cuáles son las consecuencias de hilvanar este tipo de comentarios? El imperativo detrás de la estructura de estos comentarios generan como consecuencia la cancelación del debate. Como esos comentarios son una verdad revelada, no hay forma de desestructurarlo sin caer en el riesgo de ser acusado de lo mismo que es acusado Macri. En síntesis, no permite ir mas allá en la discusión de ideas. Macri es malo, yo soy bueno. ¿Vos de que lados estas? Fin de la discusión.

El comentario “Macri no sabe festejar” me retumba en la cabeza hace semanas. ¿Cómo puede ser que alguien no sepa festejar? ¿Cuál es el manual de explicaciones de cómo se debe festejar? ¿Qué agencia gubernamental o interestatal regula y reglamenta los procedimientos para festejar? Creo que es el comentario menos hiriente y repulsivo pero sintetiza todos los demás. Al parecer, el que emite este mensaje se siente dueño de una cultura, de la forma de hacer las cosas. Son los que se sienten dueños de la cultura política. ¡Qué paradójico! ¿no? Son dueños. Son una corpo…Ellos sí saben como festejar, sí saben cómo gobernar. No hay otra manera de hacerlo. Son ellos o nada.

En fin. Macri volvió a ganar. Volvió a poner la canción de la Mancha de Rolando (aunque a estos les desagrade Macri) y le agregó al festejo una de Fito. ¿No será que hay varias maneras de gobernar? ¿No será que hay que reconocer errores propios? ¿No será que hay que ocuparse menos de Macri? ¿No será que hay que abrir el debate? ¿No será que “ustedes” no son los dueños de la cultura? Y menos, de la cultura política.