Nos tapó la ceniza

Por Paloma Navarro (@Pily0)

Crónicas del desastre desde Bariloche

La caída de la ceniza destrozó varias ciudades. La más afectada, Villa La Angostura, no se recuperará en varias temporadas. Pero también, aunque en menor medida, San Carlos de Bariloche sufrió los avatares de la naturaleza.

El 4 de junio hizo erupción el volcán Puyehue-Cordon-Caulle. Ese día se vino la noche, literalmente: a las cuatro de la tarde ya había oscurecido totalmente. La gente salió de sus casas desesperada por consumir agua mineral y llenar el carrito del supermercado con comida no perecedera.

Al día siguiente, el Municipio declaró el estado de emergencia, orden que los concejales tardaron tres días más en redactar. Las actividades se paralizaron, los colegios no dictaron sus clases y las oficinas no abrieron. El intendente Marcelo Cascón dio algunas recomendaciones, como no usar el automóvil, cuidar el agua potable y evitar las salidas, que la gente nunca respetó.

El uso constante del automóvil, hizo que las cenizas levantaran polvo, y que el mismo se mantuviera en el aire perjudicando la respiración de las personas.

Bariloche es una ciudad que vive del turismo, sin turismo no hay dinero, sin dinero no se vive. La negligencia a la hora de tomar medidas y a seguir las recomendaciones de los expertos, impide cuidar lo que nos queda.

La mayoría de los habitantes decidieron negar la situación de emergencia, incluido el intendente, que no está dispuesto a brindar soluciones razonables, sino que pone en primer lugar a los turistas antes que a los propios residentes. Sin nombrar al gobernador de Rio Negro, Miguel Saiz, que todavía no dio señales, ni de humo ni de vida. Aunque parte de su gabinete se acercó a la zona, Saiz sigue argumentando que puede hacer más por la ciudad desde la lejana Viedma.

En Bariloche el panorama es el siguiente: no dejan que las personas caminen por la calle con los barbijos puestos, porque los turistas pueden asustarse. Mientras que algunos barrios vivieron sin agua y sin luz durante varios días, en el centro -donde sí había-, se dedicaron a regar las veredas para que los turistas pudieran notar que todo estaba “limpio”. Es imposible caminar por las calles de cualquier barrio, el agua hizo de la arena y las cenizas barro y tapa los desagües inundando viviendas y oficinas. Mientras tanto, los empresarios niegan que la temporada esté perdida. No son conscientes de que es peligroso convencer a los brasileros de que pueden venir a practicar sky sin problemas, porque no es así.

El taxi te lo cobran el doble, al igual que el barbijo, el agua mineral, el hospedaje, el lavado del auto y la asistencia mecánica. Los pasajes en micros cuestan igual que el paisaje en avión, sabiendo que es la única posibilidad de transporte que tenemos.

En el caso de los habitantes de la línea sur, se puede ver el deterioro progresivo y constante de su ganado por la falta de alimentación y de agua para beber. Su situación es muy seria. En Jacobacci es dramática.

Es imprescindible concientizar a la gente sobre la gravedad de la situación. El peligro que se corre es permanente, ya que el volcán volverá a entrar en erupción en cualquier momento, y seguirá perjudicando el sur del país mientras el viento vaya en sentido noroeste; mientras tanto, la nube de cenizas está dando la vuelta al mundo. El pronóstico es peor, las cenizas podrán seguir cayendo durante meses, obligando a las personas a evacuar la zona lo más pronto posible. Así ya lo hicieron miles de residentes de Villa La Angostura y Bariloche.

Actualmente es necesario que también los que vivimos acá tomemos conciencia de la situación real, mientras los noticieros locales buscan turistas felices en el cerro Catedral, que con el pulgar sonríen a la cámara diciendo “Tudo beim”. Esto solo alimenta la distorsión y la invisibilidad de los problemas de los que muchos se quejan en la ciudad.

Mientras que en Buenos Aires la gente se preocupa por un polvo al que le llaman “cenizas”, acá, a 1600 kilómetros, las cenizas ocuparon una altura de 5 cm sobre el nivel del pavimento. La ciudad de las montañas y los lagos, se convirtió en la ciudad playera en pocas horas, sin sombrillas, con frío, pero no el suficiente para que la nieve atraiga al turismo de alto nivel. Por ello, es más fácil echar mucamas de los hoteles, mozos, cocineros y personal de limpieza, para que vuelvan a los barrios “del Alto” y sobrevivan como puedan, pero sobre todo, para que sigan siendo invisibles a los pocos turistas que pueden contemplar un lago plagado de manchas marrones, en el que ya no se reflejan las montañas nevadas.

 

Paloma Navarro Nicoletti

 

Comments

  1. Flavia Garcia says:

    Me gustaría decirle a la persona que comentó antes que, si lee bien, la persona que la escribe dice que los precios aumentaron,
    eso es cierto, si después se denunció usted mismo dice que es cierto. con respecto a la evacuación no lo se con seguridad, solo si estoy segura de
    la evacuación en Villa la angostura. y con respecto a la gente que vive en el alto, coincido con la persona que escribió la nota, son invisibles, marginados y muchas veces mal tratados,se pudo ver claramente en varias situaciones. y los aviones nunca van a estar más baratos que los micros, se sabe, pero corresponde que haya una notable diferencia entre en pasaje de micro y avion, y es verdad que en este momento no la hay. Espero que el lector tb sepa informarse.
    buena nota

  2. Las cosas no están fáciles en Bariloche, pero hoy brilla el sol, y los turistas vienen; pocos, pero vienen. Señora, como puede usted estar tan mal informada? Las asociaciones de taxis en Bariloche denunciaron y pidieron que se denuncie a unos pocos colegas que cobraron precios desorbitantes; el precio de los barbijos oscila segun su calidad, y tambien se ha denunciado a quienes se excedieron, jamas se prohibió a nadie circular con barbijos por la ciudad; no hay evacuaciones conocidas en esta ciudad; los trabajadores que viven en la zona alta de Bariloche no han sido ni son invisibles, si bien es cierto que hay cretinos que los desprecian (pero se desesperan cuando las malas condiciones del tiempo no les permite venir a trabajar); y para que los pasajes aereos sean mas baratos que los de omnibus, es necesaria la intervencion directa del gobierno nacional con subsidios al combustible. Señora, su ignorancia es enciclopédica y su desverguenza bíblica. Por favor, infórmese e informe mejor.

  3. JuanM says:

    Excelente nota.
    La mayoría de los medios de Buenos Aires distorsionan la información de una forma increíble.
    Espero que se pueda resolver esta preocupante situación de la mejor forma, y que la naturaleza de una tregua a los residentes.
    Con respecto a los abusos en precios, es realmente muy indignante, gente de mierda.

    Saludos.

    • Nanana says:

      Terribles imagenes. Muy informativo el articulo. Triste el sacar ventaja en una trajedia pero lamentablemente, nada inusual.