Las heridas de los héroes

Pequeñas reflexiones de Pepe Botella

El ordenado y obediente ejército oficialista tiene heridos, como en todas las guerras. Al canciller Timerman le fue circuncidada la palabra y amputado el Twitter.

Al valiente cruzado Barone le fue castrada la amnesia y devuelta la memoria, una señora mayor lo desnudó en público y dejó que el mundo asombrado contemplara su “chizito” de pasado comprometido y su foja voluminosa de colaboración con el enemigo.

La antipatria en su lucha contra el pueblo nuevo los denuncia y lastima como si existiera algún pasado que se debiera portar para transitar el presente.

Los grupos monopólicos descubrieron antiguos prestamistas en Santa Cruz y acusan a un joven de apellido complicado de haberse quedado con dinero de las madres ajenas luego de quedarse con la vida de la propia.

 

¡CONMIGO NO BARONE!
Cuando terminemos con los monopolios, ya nadie podrá recurrir al pasado ni al INDEC. Las multas serán tan grandes que pasados e inflaciones solo podrán ser administrados por la Secretaría de Oficialismos de la Primera Hora, dependiente del Ministerio de Lealtad y Alcahuetería.
“Que nadie se atreva a tocarnos el modelo. Nosotros o la derecha”. Toda crítica le hace el juego al enemigo monopólico.

 

Otros artículos