El triunfo de los distraídos

Pequeñas reflexiones de Pepe Botella

El oficialismo es un partido en sí mismo, el mayor y más numeroso de nuestra realidad, donde están los que nunca perdieron la fe. Los gobiernos cambian y se denigran, ellos aplauden siempre, como si no se dieran cuenta de lo que pasa.

Pampuro era el que le cebaba mate a Duhalde, y le siguió cebando a Kirchner. Los historiadores investigarán si este pequeño hombre se ocupo de cambiar la yerba.

Scioli perdió un brazo corriendo en los ríos menemistas, usó el otro para aplaudir sin piedad durante los tiempos presentes, nunca dijo nada digno de escuchar, eso sí, ellos dicen que trabajan mucho y no tienen tiempo de opinar. Funcionarios funcionales.

Su vocero es un señor Marangoni, explica todo sin decir nada, una ciencia, el vocero de los Kirchner era mudo, el de Scioli se habla encima.

En San Juan, Gioja era de Menem junto con Insfrán, el primero cambiaba el oro de las minas por el cianuro y el formoseño seguía expulsando aborígenes como conquistador del tercer mundo. La amnesia los hizo olvidar riojanos para aplaudir santacruceños. Todo por no tomar la pastilla apropiada.

Son varios los que se ocuparon de vender YPF y ahora se sacan la foto junto al cuadro de Mosconi. Capacidad de adaptación.

Las ratas y las cucarachas son los animales que sobrevivieron a los cambios climáticos, con mayor capacidad de adaptación.

El mejor de todos, el más grande de los sobrevivientes es el enorme Pacho O´Donell.

Funcionario culto de Alfonsín, repitió con Menem y ahora munido del bastón del olvido se codea con la Señora Presidenta. Es asesor intelectual de Scioli: para un gobernador que no lee hay un asesor que no escribe. En realidad escribe de todo, o firma, desde el Che a Dorrego, desde Van Gogh a la historia de la primaria.

Pacho es el vencedor, si la vida es una carrera de agachadas y esquivadas, en esa nuestro héroe es el único que se merece el Martín Fierro.

Hay dos psiquiatras que utilizaron sus saberes sobre la debilidad humana para disfrazarse de pensadores, Marcos Aguinis y Pacho O´Donell. El primero es tan inocente que está convencido de que piensa y escribe -como si lo hiciera-, el segundo es tan solo un experto en el oficio de impostor.

Si es cierto que transitamos la era del vacío, el nuestro se dejó vaciar primero.

Así la vida lo convence y adapta frente a cada nueva necesidad.

¡Grande Maestro!

 

 

Otros artículos

Comments

  1. jekan_oeste says:

    Pepe celebro tu llegada me gusta , me gusta mucho tu nota aunque las cosas son un poco mas confusas ? que la linterna que alumbra desde lejos ? me declaro en este mismo insssstannte fan nro one de PEPE BOTELLAAAA

  2. Rofi says:

    las verdaderas cucarachas son aquellas que siempre estuvieron condicionando a sucesivos gobiernos, saqueando la democracia y llevándonos a un poso vacio del que nos va a costar mucho salir, paren y por una vez entiendan que la supuesta agresión que vivimos la originan ustedes y esta expresión subjetiva es un ejemplo, saludos.

    P.D.: lo que hay es lo que nos dejaron incluyendo a los politicos, lamentablemente no cualquiera puede ser dirigente. Seamos objetivos y construyamos que ya destruimos bastante, saludos

    • youth says:

      Bien! Construyamos! ¿Con todas esas lacras? ¿Se puede construir con todas esas lacras?